Cirugía Intima

La cirugía íntima tiene como objetivo corregir o mejorar el aspecto de los genitales de la mujer, mejorar el tono de las paredes y los músculos de la vagina, así como minimizar su diámetro interior y exterior. La cirugía íntima se realiza a través de diferentes procedimientos como:

  • Labioplastia o ninfoplastia: este procedimiento permite reducir el tamaño de los labios menores que están demasiado desarrollados (hipertróficos) y que pueden provocar molestias funcionales en la vida cotidiana de la mujer (usar ropa ajustada, realizar actividades deportivas, mantener relaciones sexuales, etc.), así como afectar su aspecto.
  • Rejuvenecimiento vaginal o vaginoplastia: este procedimiento permite corregir la dilatación del canal vaginal, así como la debilidad de los músculos vaginales y perivaginales, problemas que pueden ser causados por el parto o el paso de los años.
  • Himenoplastia: La restauración del himen o himenoplastia es una intervención quirúrgica practicada para reparar y restituir el himen, nombre que recibe la fina membrana compuesta de tejido fibroso y elástico que cubre la entrada de la vagina de la mujer.

Candidato ideal

Cualquier mujer que desee mejorar su aspecto vaginal o necesite realizar un estrechamiento de vagina es candidata a una cirugía íntima. La labioplastia o ninfoplastia es un procedimiento quirúrgico indicado para aquellas mujeres que presentan algún tipo de deformidad en los labios menores de la vagina que causan ciertas limitaciones o inconvenientes en su vida diaria.

Es importante considerar que el embarazo y el parto tienden a modificar los genitales femeninos, por lo que la vaginoplastia se recomienda para mujeres que hayan satisfecho su deseo de ser madre. 

Procedimientos de cirugía íntima

Los procedimientos quirúrgicos de cirugía íntima no suponen grandes riesgos para la paciente. Generalmente, su duración oscila entre 60 y 90 minutos. 

En el caso de la labioplastia, una vez sedada la paciente, el cirujano marca la zona a retirar y realiza la incisión. Seguidamente, procede a suturar externa e internamente. 

La vaginoplastia es una sencilla cirugía a través de la cual el cirujano estrecha los músculos situados alrededor de la vagina, que se encuentran deformes o distendidos. Estos músculos se encargan de dar fuerza y elasticidad a las paredes vaginales. La vaginoplastia permite resolver problemas de incontinencia urinaria.

Preoperatorio de la cirugía íntima

El cirujano plástico realizará una evaluación del estado de salud de la paciente y aconsejará la técnica quirúrgica más apropiada. El cirujano indicará también la preparación preoperatoria, que siempre varía según el procedimiento que se vaya a llevar a cabo. 

En caso de la vaginoplastia, es posible que se indique tomar antiagregantes plaquetarios durante los siete días previos a la cirugía íntima. Los antiagregantes plaquetarios permiten minimizar el riesgo de sangrado y de la formación de hematomas.

Posoperatorio de la cirugía íntima 

En el caso de la labioplastia, el tiempo de recuperación va a depender de las complicaciones que puedan surgir durante la cirugía. Sin embargo, al ser un procedimiento ambulatorio, la paciente generalmente puede irse a casa después de la intervención. Aun así, hay casos especiales en los que es necesario que la paciente sea hospitalizada durante 24 o 48 horas para evitar riesgos de infecciones y lesiones en los tejidos.

Para ambos procedimientos, se recomienda reposo durante al menos 48 horas. El proceso de recuperación tarda aproximadamente una semana. Sin embargo, las molestias y la hinchazón pueden durar un poco más, pero tienden a reducirse con los cuidados y la medicación indicada. 

Preguntas frecuentes

Después de la cirugía íntima, ¿cuánto se debe esperar para tener relaciones sexuales?

No se deben mantener relaciones sexuales de forma inmediata. En este sentido, se recomienda no tener actividad sexual durante al menos cuatro semanas en el caso de una labioplastia y dos en el caso de la vaginoplastia.

¿Cuánto hay que esperar para reincorporarse al trabajo?

El tiempo va a depender del tipo de trabajo que se realice. Si se trata de un puesto de oficina, es posible reintegrarse pasados dos o tres días. En otros casos, habrá que esperar una semana o más.

¿Hay alguna contraindicación a la cirugía íntima?

La cirugía íntima no está indicada en mujeres embarazadas o en estado de lactancia. Tampoco puede realizarse durante el período menstrual o si existen heridas o infecciones bulbo-vaginales. 

Pide tu cita

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?