La importancia de sentirse bien con uno mismo

La importancia de sentirse bien con uno mismo

El modo en que nos sentimos con nosotros mismos afecta de forma decisiva en todos los aspectos y ámbitos de la vida. La autoestima es la clave para comprendernos y comprender a los demás, suma de la confianza y el respeto por uno mismo.

Desarrollar la autoestima es desarrollar la convicción de que uno es competente para vivir y merece la felicidad. Cuanto más alta sea nuestra autoestima, mejor preparados estaremos para afrontar las adversidades, más ambiciosos seremos en el plano emocional, creativo y espiritual, más posibilidades tendremos de entablar relaciones enriquecedoras y no destructivas, más inclinados estaremos a tratar a los demás con respeto, benevolencia y buena voluntad, ya que no los percibiremos como  una amenaza. Cuanta más alta sea nuestra autoestima, más alegría experimentaremos por el solo hecho de ser, de despertarnos por la mañana, de vivir dentro de nuestros cuerpos.

Todo ser humano tiene la capacidad para elegir la actitud personal ante cualquier reto y así decidir su propio camino. Lo que el hombre llega a ser lo tiene que ser por sí mismo. Se ha llamado a la autoestima la clave del éxito personal, porque ese “sí mismo”, a veces está oculto y sumergido en la inconsciencia o en la ignorancia.

Para poder conocer y desarrollar la autoestima se puede seguir ciertos pasos, a los que llamamos “La escalera de la autoestima”:

 

1.       El autoconocimiento es conocer las partes que componen el yo, los papeles que vive el individuo, conocer por qué actúa y siente.

2.       El autoconcepto es una serie de creencias acerca de uno mismo, que se manifiestan en la conducta.

3.       La autoevaluación refleja la capacidad interna de evaluar las cosas como buenas si lo son para el individuo, le satisfacen, le son interesantes; y considerarlas como malas si lo son para la persona, no le satisfacen, le hacen daño y no le permiten crecer.

4.       La autoaceptación es admitir y reconocer todas las partes de sí mismo como un hecho, ,. Sólo a través de la aceptación se puede transformar lo que es susceptible de ello.

5.       El autorrespeto es atender y satisfacer las propias necesidades y valores. Expresar y manejar en forma conveniente sentimientos y emociones, sin hacerse daño ni culparse.

6.       La autoestima es la síntesis de todos los pasos anteriores. Si una persona se conoce y está consciente de sus cambios, crea su propia escala de valores y desarrolla sus capacidades; si se acepta y respeta, tendrá autoestima.

“Sólo podemos respetar, dar y amar a los demás cuando nos hemos respetado, dado y amado a nosotros mismos” (A. Maslow). Es hora de desaprender lo aprendido y de concedernos la oportunidad de descubrir lo bueno que hay en nosotros y de interpretar “justamente” cada situación que vivimos, sin arrogancia ni menosprecios, dando a cada cosa su justo valor.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.