Lipoescultura, la solución a la grasa localizada

Lipoescultura, la solución a la grasa localizada

La técnica de la lipoescultura consiste en preparar quirúrgicamente la zona a tratar infiltrando una solución que evita el sangrado y licua la grasa para facilitar su extracción.

Posteriormente se procede a introducir unas cánulas muy finas a través de dos o tres orificios, según las zonas, y con un movimiento similar al que se realiza para tocar el violín se va procediendo a la extracción de la grasa licuada.

En el mismo quirófano se procede a la compresión de las zonas tratadas mediante prendas de ortopedia, habitualmente fajas y medias, para que la grasa remanente se adapte bien a la nueva silueta.

Las partes más habituales que se tratan con lipoescultura son las caderas, el abdomen, los muslos (especialmente la cara externa, lo que vulgarmente se conoce como “pistoleras “), las rodillas y los glúteos.

Pre y postoperatorio de una Liposucción

La intervención se realiza bajo anestesia local o epidural, según el caso. No se necesita ninguna preparación especial o diferente a cualquier otra intervención quirúrgica.

La recuperación no es dolorosa, los primeros días puede haber molestias en la zona tratada y sensación de hormigueo. La inflamación aguda suele durar unos cuatro o cinco días y los puntos se suelen retirar a la semana. Después, es conveniente dar masaje de drenaje linfático durante dos o tres semanas.

En realidad lo más molesto de la recuperación es la utilización de la prenda compresiva (faja, medias…..) durante el primer mes, luego es recomendable usar durante más tiempo otras prendas que sujeten la zona, pero sin tanta presión.

Resultado de una Liposucción

El resultado de la liposucción es definitivo; esto quiere decir que, habiendo eliminado una gran parte de la grasa localizada en la zona tratada, si con el tiempo se produce un aumento de peso la grasa se distribuye de una forma más generalizada y, aunque sí puede depositarse un poco en las zonas liposuccionadas, lo habitual es que no vuelvan a tener el volumen que tenían antes de la cirugía.

Esto, evidentemente, no es una excusa para no cuidarse en lo que a ingesta dietética se refiere, todo lo contrario, es un motivo importante para evitar un sobrepeso que nunca es saludable.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.