Lifting de muslos

Lifting de muslos

La piel de los muslos es particularmente sensible porque es muy fina y sus fibras elásticas son frágiles. Cuando la piel es de buena calidad, flexible y tónica, la liposucción puede ser suficiente para restablecer las líneas estéticas de los muslos. Sin embargo, cuando la piel se encuentra deteriorada y no tiene un potencial adecuado de retracción, la liposucción no basta.

El lifting se recomienda para muslos con antiestéticas estrías, flácidos y caídos. Se busca eliminar el exceso de piel (ptosis cutánea) que puede, según el caso, estar más o menos asociado al exceso de grasa. Las causas del estiramiento excesivo de la piel son su envejecimiento natural, factores hereditarios, cambios de peso importantes, pérdida masiva de peso, por ejemplo tras una cirugía bariátrica (cirugía para la obesidad) o embarazos.

La cirugía

El lifting de muslos se realiza bajo anestesia general. La duración de la hospitalización es de uno a dos días, dependiendo de la importancia de la cirugía. La duración de la intervención es de entre una o dos horas, según los procedimientos quirúrgicos que se realicen y las técnicas utilizadas por el cirujano plástico.

La intervención suele comenzar con la liposucción (o lipoaspiración) de la cara interna del muslo para corregir el exceso de grasa. Los depósitos de grasa se absorben por medio de cánulas muy finas (4 mm) con el fin de preservar la calidad de la piel delicada de esta zona y obtener un resultado sin irregularidades.

Después de la liposucción, el cirujano procede con incisiones que permiten eliminar el exceso de piel para así levantar el muslo. La longitud y la ubicación de las incisiones están adaptadas a cada caso y difieren en función de la cantidad de exceso de piel que se debe eliminar. Estas se habrán decidido durante las consultas preoperatorias.

Hay tres grandes familias de técnicas:

1. La técnica con incisión vertical

Se realiza cuando el paciente tiene exceso de piel significativo. La  incisión se realiza a lo largo de la cara interna del muslo. Su longitud depende de la cantidad de piel que se tenga que retirar.

2. La técnica con incisión horizontal

Se lleva a cabo cuando el exceso de piel es moderado y localizado en la parte superior de los muslos. Esta es la técnica que permite las cicatrices más discretas debido a su ubicación en los pliegues naturales de la piel. La incisión puede esconderse en la ingle y  pliegue glúteo. La piel se estira hacia arriba y hacia el interior. Se elimina el exceso de piel y la piel estirada se cierra en los pliegues naturales de la parte superior del muslo.

3. La técnica mixta (combina las dos técnicas descritas anteriormente)

Una vez hecha la incisión, tras una posible liposucción, el médico elimina el exceso de piel. La piel estirada se sujeta con suturas profundas para prevenir una futura flacidez de la piel, evitar que la cicatriz descienda y asegurar un resultado armonioso por mucho tiempo. La superficie interna de los muslos recupera de esta manera una tensión homogénea y estética. Al salir de la sala de operaciones, el paciente llevará una compresión con bandas elásticas adhesivas.

Los resultados

Los resultados del lifting de muslos son inmediatos, a pesar del edema temporal. Los resultados de esta operación estética son en general excelentes si se respetan las indicaciones y contraindicaciones. El paciente puede apreciar el resultado definitivo después de cinco o seis meses de la operación, el tiempo necesario para completar la reabsorción del edema, la estabilización de los tejidos y una curación exitosa. La piel recupera una tensión equilibrada, los muslos quedan levantados y la silueta, remodelada.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.