La grasa corporal: el elixir de la eterna juventud

La grasa corporal: el elixir de la eterna juventud

En los últimos años, las grasa corporal se ha convertido en el oro de la cirugía estética. Desde que se descubrió que las inyecciones de grasa en los glúteos, en el pecho y en el óvalo facial, entre otros, era mucho más eficaz y ofrecía reasultados más naturales que la colocación de implantes, la cirugía estética tomó otra dimensión.

La grasa corporal de nuestro cuerpo posee células madre que actúan como agentes rejuvenecedores, lo que la hace ideal para muchos tratamientos corporales y faciales. Cuando hablamos, por ejemplo, de un aumento de pecho, los implantes mamarios pueden combinarse con grasa corporal, ofreciendo resultados espectaculares, tanto porque se consigue engrosar mejor los tejidos como por el hecho de que se evitan irregularidades que, en algunos casos, son muy evidentes.

La principal ventaja es que puede tomarse fácilmente de zonas en las que se acumula, como el abdomen, y transferirla a la zona deseada, consiguiendo que el resultado siempre sea un éxito, ya que el cuerpo no la rechaza, como puede ocurrir con los implantes.

La grasa corporal ayuda a camuflar la operación y a solucionar estas deficiendias anatómicas de las pacientes que no pueden tratarse solamente con la mano del cirujano.

Debido a todas estas ventajas, no es extraño que la grasa corporal sea cada vez más utilizada para aumentar y remodelar zonas como el pecho o los glúteos, pero también para otras intervenciones como el rejuvenecimiento vaginal de los labios superiores. Una técnica que viene muy bien en un momento en el que el aumento de glúteos vuelve a ser una de las intervenciones más solicitadas, tanto para parecerse a famosas como Jennifer López o Kim Kardashian como por influencia de las redes sociales.

Una técnica que da respuesta al aumento de la demanda de todo tipo de operaciones en los últimos años, en gran medida impulsado por el miedo a envejecer. El hecho de que la esperanza de vida haya ido incrementándose ha hecho que haya muchas mujeres mayores que siguen sintiéndose jóvenes por dentro y también quieren parecerlo físicamente. Por esta razón, también son habituales las operaciones de todas aquellas zonas que delatan la edad, como el cuello o el escote.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.