Una de las preguntas más frecuentes que nuestras pacientes nos hacen llegar, es si tras una intervención de aumento de pecho, los implantes localizados en la mama van a impedir una buena lactancia o producir algún problema o riesgo durante el embarazo.

En la gran mayoría de casos, la cirugía mamaria es compatible con la lactancia y por tanto, no infiere en el proceso de embarazo de la mujer. Pero sin duda, existen diferentes tipos de intervención dependiendo de las necesidades o soluciones que la paciente precise, por lo que cada caso será diferente.

Modificaciones que se hacen en las intervenciones

Como decíamos en los párrafos anteriores, cada cirugía es diferente por lo que las afectaciones en cada paciente cambiarán. Es importante recordar, que la afectación en el embarazo será en la etapa lactancia, ya que si se hacen modificaciones estas serán en la glándula mamaria que es la que conduce la leche. No te preocupes, a continuación os explicamos los posibles cambios que se hacen en cada tipo de intervención.

En el caso de que la modificación que se hace en el pecho es

  • Un aumento mamario, no se modifica en ningún momento la glándula mamaria. Porque el acceso a la mama se realiza desde abajo, por lo que no se afecta ninguna glándula.
  • Un aumento areolar, se realiza una pequeña incisión y la porción de glándula mamaria que se ve afectada es mínima y apenas conlleva modificación que afecte a la lactancia.
  • Una reconstrucción mamaria el caso es más complejo. Ya que es necesario modificar la arquitectura glandular del pecho, por lo que a mayor necesidad de reconstrucción más se modificará la glándula por lo que esta puede quedar afectada en mayor o menor medida.

Como ves cada caso es diferente, por lo que es importante dar a conocer al equipo médico tanto tus expectativas con la intervención como tus intenciones de futuro de tener hijos.

Preguntas sobre las prótesis y el embarazo

A continuación os exponemos las principales preguntas que nos hacéis durante las visitas sobre la maternidad y su compatibilidad con las intervenciones de pecho.

¿Los implantes pueden suponer un problema?

Un implante mamario en el embarazo no infiere durante el proceso de gestación o lactancia. Los implantes quedan atrás del músculo, por lo que no tienen contacto. No se van a deformar, ni perderán su consistencia. De hecho, están cubiertos por una especie de bolsa fibrosa que los aísla del resto del cuerpo.

Normalmente, el cuerpo tiende a aumentar de tamaño durante el embarazo, esto puede provocar un aumento de las mamas. En alguna circunstancia excepcional, este aumento o exceso de peso durante el embarazo puede ocasionar un leve desplazamiento del implante, pero los casos son muy reducidos.

Se pueden estropear las cicatrices?

La cicatrización es un proceso mucho más individual de cada paciente. Hay pacientes con mejor o peor calidad de piel o que cicatrizan más o menos rápido. Durante la maternidad, el aumento de peso es casi inevitable, por lo que se deberá cuidar mucho nuestra salud ya que un aumento considerable de peso puede aumento también las cicatrices de la intervención.

En los casos de aumentos mamarios, la afectación a la cicatriz es más leve, en cambio las elevaciones de pecho se puede ver más afectado, debido a que durante la intervención se realizan más cicatrices.

Cuando se recomienda operarse de pecho: ¿Antes o después del embarazo?

Aquí entra la voluntad de cada paciente. Recordemos que si la paciente está planteando quedarse embarazada a corto plazo, se recomienda hacer la intervención tras el proceso de gestación. En caso contrario, es tu momento. Hazlo por ti.

También existen otros casos, como asimetrías o reconstrucciones donde debe primar siempre tu salud.

Si estás planteándote esta intervención, te recomendamos que te pongas en contacto con nosotros. Te daremos una primera valoración sin compromiso, hablaremos sobre cómo sería la intervención y luego tú decides.

Pide tu cita

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?