Consejos para una piel hidratada y sana en verano

Consejos para una piel hidratada y sana en verano

Ahora que el calor aprieta, los días son más largos y disfrutamos del placer de tomar el sol, mantener una piel sana e hidratada se convierte en uno de los grandes retos de la temporada. 

Y es que todos estos factores afectan directamente al aspecto de nuestra piel, sobre todo si no se toman las medidas de protección necesarias o se deja de lado su cuidado. Para que puedas seguir manteniendo y presumiendo de piel, a continuación os dejamos algunos consejos.

Hidratación y nutrición

Conforme pasa el tiempo, los cuidados que requiere la piel son más específicos y necesarios. Con el paso de los años, sumado a agentes externos como la contaminación o la exposición al sol, la piel tiende a perder vitalidad y mostrar un aspecto más apagado.

Para evitarlo, sobre todo en verano, la hidratación y nutrición es indispensable. Hablamos de mantener la piel hidratada tanto por dentro como por fuera, bebiendo más agua de la que consumimos habitualmente y adquiriendo hábitos de belleza que se centren en el uso de cremas o sérums con altos concentrados de hidratación y nutrición.

Alimentos beneficiosos para la piel

El consumo de alimentos beneficiosos para la piel está muy vinculado con el consejo anterior, ya que serán ellos los encargados de brindar esa hidratación y nutrición de la que hablábamos, aunque no solo aportan este tipo de beneficios.

Existen infinidad de alimentos beneficiosos para la piel, como las verduras de hojas verdes, con alto contenido en vitaminas, minerales y antioxidantes, estos últimos, encargados de proteger la piel contra los rayos de sol.

Junto a ellas, entre muchos otros, los albaricoques, el pimiento rojo, los frutos del bosque, el salmón, el pomelo o el pepino, que puede utilizarse incluso directamente sobre la piel, a modo de mascarilla nutritiva e hidratante.

Protección solar

Por último, aunque no menos importante, la protección solar. Se trata de un consejo más que conocido, pero no siempre se le presta la atención que debería. En este caso no hablamos solo de mantener una piel hidratada y con un aspecto saludable, sino de protegerla y mantenerla sana.

Utiliza siempre protectores solares con un índice de protección acorde con las necesidades de tu piel, independientemente de la hora del día o la fuerza de los rayos solares, pero sobre todo si vas a tomar el sol en horas de mayor incidencia solar.

No lo olvides, este verano, ¡presume de piel sana!

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.