Consejos después de un aumento de glúteos

Consejos después de un aumento de glúteos

Tras una operación de aumento de glúteos y tras cualquier operación en general, lo más importante siempre es seguir las instrucciones de nuestro doctor para que la recuperación sea lo más rápida posible y el resultado sea el deseado.

Así que una vez se ha realizado la operación de los glúteos, a continuación, os dejamos algunos consejos e información general que debéis saber tras una cirugía de este tipo.

¿Qué síntomas pueden ser normales tras la intervención?

  • Dolor en el sacro y las nalgas. El cual tendría que reducirse a partir del tercer día.
  • Un poco de fiebre durante las primeras 48 horas.
  • Que los tubos del drenaje se llenen de sangre o suero.
  • Pequeño sangrado por la cicatriz durante las primeras 48 horas tras el aumento de glúteos.
  • La presencia de edema, lo cual provoca un mayor aumento del volumen de las nalgas. Pero irá disminuyendo a partir del tercer mes tras la operación.

 

Generalmente, ¿Qué se recomienda?

  • Empezar a caminar lo antes posible, tranquilamente y siguiendo las recomendaciones del médico. De esta manera ayudamos a bajar la inflamación del área intervenida y prevenimos la formación de coágulos de sangre.
  • Descansar mucho, evitando el trabajo, el esfuerzo físico y las actividades sociales durante al menos dos semanas después de la cirugía.
  • Evitar aplicar presión y peso en los glúteos durante al menos los dos primeros meses. Para ello se puede utilizar una almohada especial para poder sentarse más cómodamente sin dañar los glúteos.
  • Y se deberá dormir boca abajo para evitar esta presión durante dos meses.

 

¿La dieta es importante?

Sí, llevar una dieta saludable durante el post-operatorio es de vital importancia para la recuperación total de nuestro cuerpo. Es normal que los pacientes no se encuentren del todo bien tras la intervención ya que su vida normal cambia por completo y deben parar su actividad física y tomar ciertos medicamentos para el dolor. Por lo tanto, para ayudar a contrarrestar estos efectos debemos aportar a nuestro cuerpo los nutrientes y vitaminas necesarios para que este se recupere de manera rápida y sana.

Es muy importante:

    • Beber mucha agua.
    • Consumir alimentos ricos en fibra como las verduras, las frutas frescas y las legumbres.
    • Proteínas saludables para reparar los tejidos dañados.
    • Una dieta desinflamatoria rica en omega-3. Como grasas saludables, vegetales, frutas, hierbas y especias.

 

¿Qué debemos evitar?

  • El consumo de bebidas alcohólicas, especialmente cuando se están tomando medicamentos recetados por el médico.
  • Fumar durante al menos las dos primeras semanas.
  • La exposición al sol durante los 12 primeros meses, y si esto no es del todo posible hay que usar todos los días una crema solar con factor de protección elevado.
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.