Pezones Invertidos

Los pezones invertidos son una de las patologías más comunes en mujeres y rara en hombres, que puede afectar a una o ambas mamas. Dado que los pezones pueden desempeñar un papel importante en la autoestima de una persona, tenerlos invertidos puede causar complejos.

 Esta patología es una alteración congénita que se produce cuando los conductos del pezón, denominados galactóforos (los que permiten el paso de la leche), son más cortos y, por tanto, provocan una retracción de los pezones. Ponerle fin a esta patología es algo sencillo y que se realiza con anestesia local.

Existen casos en que, no tratar este tipo de patología, puede llevar a tener problemas o imposibilitar la lactancia materna.

Debemos diferenciar el pezón invertido del pezón retraído (adquirido tras una cirugía, infección o tumor mamario), ya que el tratamiento es distinto. Los podemos clasificar en:

  • Grado de afectación I. Cuando se manipula el pezón, se puede extraer fácilmente o incluso en ocasiones sin manipularlo.
  • Grado de afectación II. Si se manipula se extrae el pezón, pero luego vuelve a su forma inicial.
  • Grado de afectación III. No es posible extraer el pezón.

La mayoría de mujeres presenta en un 90 % los grados I y II y, por tanto, en estos se puede intentar conservar los conductos galactóforos para no imposibilitar la lactancia. En el grado III, el riesgo es más elevado.

Candidato ideal

Cualquier mujer que tenga la patología de pezones invertidos y que desee mejorar este aspecto funcional y el estético. Es importante identificar el grado de afectación, ya que como hemos dicho con anterioridad, puede tener complicaciones a largo plazo en el caso de que la mujer desee dar de mamar a su bebé.

Preoperatorio

En la primera consulta se realizará una exploración de la zona para evaluar el grado de afectación de la patología. Además, es importante indicar al equipo médico cualquier otra contraindicación o riesgos que puedas padecer para que lo sepan con anterioridad.

Se realizará un chequeo mamario para evitar contraindicaciones que rechacen o imposibiliten realizar la intervención. Es importante, como en cualquier otra intervención, dejar el consumo de tabaco al menos entre una semana antes y después de la intervención, ya que este influye negativamente en el proceso de cicatrización de las heridas.

Cirugía de pezones invertidos

Se trata de una intervención sencilla y que en la mayoría de casos no sobrepasa los 15 minutos por pezón. Es por ello  que, dependiendo del grado de afectación en el pezón, podría darse que la intervención se haga de forma ambulatoria. Generalmente se utiliza anestesia local en ambos pezones. 

El procedimiento es el siguiente: se realiza una incisión en el borde inferior de la areola, se tracciona superiormente el pezón y es suturado en una nueva posición.

La cicatriz es prácticamente invisible por su escasa longitud y por estar, además, situada en la frontera entre la areola y la piel.

Posoperatorio

Cómo en cualquiera otra intervención, se recomienda proteger la zona y seguir las recomendaciones médicas que te hacemos una vez acabada la intervención. De igual forma, dispones de un teléfono de asistencia las 24 horas al día para poder solucionar cualquier tipo de preocupación o problema que hayas podido desarrollar.

Se recomienda no fumar para mejorar el proceso de cicatrización. Es posible notar la zona más sensible o tirante. Suelen ser sensaciones habituales tras una intervención, pero estas remitirán pasadas horas o como máximo 1-2 días tras la intervención.

Preguntas frecuentes

¿Puedo incorporarme a la práctica deportiva inmediatamente?

Podrás retomar tu vida totalmente habitual una vez transcurridos 10 días de la intervención. Tu actividad habitual, como ir a trabajar o desplazarte, no incide en el proceso de curación, pero el deporte se recomienda retomarlo una vez haya pasado ese tiempo estimado.

Pide tu cita

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?