Linfedema y lipedema

El linfedema es una enfermedad que afecta a más de 900.000 personas en España con una mayor incisión en mujeres con cáncer de mama. De hecho, el 30 % de las mujeres con este tipo de cáncer padecen de linfedema. 

Esta enfermedad causa un aumento del tamaño de las extremidades cuando el sistema linfático no es capaz de drenar la linfa. Es derivado con frecuencia de tratamientos oncológicos que causan la extirpación o un daño en los ganglios linfáticos, que forma parte del sistema inmunitario.

El linfedema produce un acúmulo de líquido linfático, principalmente en las extremidades. Puede ser primario por un desarrollo embriológico del sistema linfático alterado o secundario por varias causas. En nuestro entorno el más frecuente es secundario a la cirugía oncológica del cáncer de mama, urológico o ginecológico.

El sistema linfático mantiene el equilibrio de los líquidos del cuerpo. Cuando no funciona correctamente, bien porque está dañado o porque está bloqueado, el líquido se acumula en los tejidos causando una hinchazón en brazos o piernas denominada linfedema.

Las principales medidas hasta ahora existentes para la mejoría de esta enfermedad son el uso de drenaje linfático, medias de compresión o medidas dietéticas entre otras muchas.

Candidato ideal

Este tipo de intervención está únicamente destinada a pacientes que sufran de linfedema. Dependiendo del grado de afectación, el equipo médico realizará un tipo de intervención u otra siempre adaptándose al tipo de resultado que quieras lograr.

Es importante comentar al equipo médico cualquier patología médica anterior para que pueda tener todo el conocimiento médico sobre ti.

Preoperatorio del linfedema

El equipo médico realiza un estudio previo del paciente para conocer su estado y cuál será su mejor tratamiento. En este estudio médico, examinaremos los canales obstruidos para ver donde habrá que efectuar la mayor parte de los esfuerzos.

Es importante intervenir el linfedema en cuanto se detecte. Los mejores casos son durante el primer año, ya que al no haberse instaurado y no haber fibrosis residual, los resultados que podremos obtener serán más satisfactorios.

Tratamiento del linfedema

Como hemos mencionado antes, las prendas de compresión son esenciales como medida sintomática y acompañarán al paciente a lo largo de su vida.

Se realiza cirugía de linfedema cuando no se responde a este tipo de medidas. Antes existían procedimientos agresivos, como la resección de tejido, liposucciones agresivas o inefectivos como la anastomosis linfático-venosas clásica.

Gracias al equipamiento y la especialización de nuestro equipo médico, se han desarrollado técnicas de supermicrocirugía que permiten suturar los pequeños canales linfáticos obstruidos con las vénulas subdérmicas. Esto permite derivar el líquido linfático hacia el sistema venoso. Es como hacer un drenaje de líquido, pero por otro camino.

Este tipo de técnicas se realizan en pocos centros a escala nacional y somos uno de ellos.

A nuestro equipo de cirujanos se ha incorporado la Dra. Higueras, especialista en este tipo de microcirugías. Formada en el NGCM de Tokio con el Dr. Takumi Yamamoto, uno de los grandes especialistas en la materia, lleva realizando dichos tratamientos en la sanidad pública desde hace más de 10 años.

Técnica del tratamiento

Esta técnica consiste en unir los vasos linfáticos superficiales con las venas subdérmicas de la extremidad afectada mediante pequeñas incisiones. De esta forma se deriva el líquido del sistema linfático al venoso. La supermicrocirugía permite realizar anastomosis precisas de vasos de 0,3 a 0,8 mm de calibre.

Esta técnica permite realizar anastomosis vasculares de menos de 0,8 mm, con 6 a 8 puntos herméticos, usando nylon de 11-0 y 12-0 y agujas de 30 a 50 μm. También se necesita porta-agujas, pinzas y tijeras especiales. Todo esto bajo una alta magnificación del microscopio electrónico (20 a 30 XX).

A continuación, exponemos varias técnicas que se pueden utilizar para complementar la anterior con resultados satisfactorios.

Trasplante ganglionar

La técnica del trasplante ganglionar consiste en extirpar ganglios sanos de una parte del cuerpo, como la ingle, y trasladarlos a la axila mediante una transferencia microquirúrgica. Se realiza una disección de forma microquirúrgica de ganglios de zona no afecta (inguinal bilateral, cervical, axilar) con su vascularización y se realiza una microanastomosis en la zona donante mediante técnicas de supermicrocirugía. Esta técnica permite realizar anastomosis vasculares de menos de 0,8 mm, con 6 a 8 puntos herméticos, usando nylon de 11-0 y 12-0 y agujas de 30 a 50 micras. También se necesitará porta-agujas, pinzas y tijeras especiales. Todo esto bajo una alta magnificación del microscopio electrónico (20 a 30 XX).

Liposucción selectiva

Complementando el resto de técnicas, la liposucción guiada por fluorescencia permite liposuccionar sin dañar los canales linfáticos que son los que dan funcionalidad a la extremidad.

Posoperatorio linfedema

Como cualquier otra intervención, tras la cirugía será importante seguir el tratamiento conservador que el equipo médico te haya indicado. Además, es importante mantener una dieta marcada y, en su caso, la medicación prevista.

Los resultados se podrán ver al poco tiempo de la intervención, cuando tanto el tratamiento como el posoperatorio vayan avanzando.

Preguntas frecuentes sobre el linfedema

Qué provoca un linfedema?

La extirpación o destrucción de los ganglios linfáticos como parte del tratamiento del cáncer es la causa más común de linfedema. Se debe a que la vía linfática, que forma parte del sistema inmunitario, está obstruida.

Cuáles son los síntomas del linfedema?

Hinchazón que comienza en el brazo o la pierna y se extiende al resto del cuerpo.
Sensación de pesadez en el brazo o la pierna.
Debilidad o reducción de la versatilidad.
Los anillos, los relojes y la ropa incomodan.
Presión o malestar.
Tensión, brillo, calor o enrojecimiento de la piel.
En Clínica Egos realizamos un seguimiento constante de nuestros pacientes y ponemos a su disposición un servicio de atención telefónica las 24 horas del día.

En Clínica Egos realizamos un seguimiento constante de nuestros pacientes y ponemos a su disposición un servicio de atención telefónica las 24 horas del día.

Pide tu cita

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?