Dedos en martillo

Los pies pueden verse afectados por diversas deformidades. Una de ellas son los dedos en martillo. Se trata de un problema que genera dolor y afecta la rutina diaria, además de causar complicaciones estéticas. 

Los dedos de martillo se caracterizan por una flexión progresiva de los dedos, una curva en el medio de la articulación, ya que hay un desequilibrio en los músculos, así como en los ligamentos y en los tendones que hacen que los dedos se mantengan rectos. Este problema suele presentarse en el segundo, tercer y cuarto dedo del pie.

Tiempo de intervención15 minutos
AnestesiaLocal
Reposo posoperatorioNo requerido
Cuándo son visibles los efectos4 – 6 semanas
RecuperaciónInmediata
ResultadosDuraderos

En cuanto a las causas, los dedos en martillo suelen presentarse por traumatismos, el uso de cierto tipo de calzado, enfermedades y por la propia estructura del pie. Por supuesto, se trata de una deformidad que genera dolor fuerte e irritación por el contacto de la zona con los zapatos. Ahora bien, hay ciertas medidas conservadoras que permiten tratar los dedos en martillo, pero la opción más eficiente es la cirugía.

Candidato ideal 

Las personas que son candidatos ideales para someterse a la cirugía de dedos en martillo son quienes no han conseguido resultados favorables con los tratamientos conservadores, es decir, con el cambio del calzado y tratamiento ortopédico. 

También aquellas personas que tienen lesiones fijas, es decir, cuando los dedos están completamente rígidos y hay dolor intenso. Este tipo de cirugía consigue corregir la deformidad de los dedos, y con ello alivia el dolor y previene molestias en la planta del pie, además de optimizar la marcha e impedir otros tipos de deformidades.

dedos en martillo

Procedimiento de la cirugía de dedos en martillo

La cirugía de dedos en martillo se puede llevar a cabo de forma abierta y también de manera menos invasiva con cortes pequeños, con anestesia general o local. Las distintas modalidades son:

  • Corrección por artroplastia: con este procedimiento, los extremos de las articulaciones interfalángicas se resecan para permitir que el espacio entre cada una de ellas se complete con tejido fibroso. Esto ayuda a corregir la desviación anatómica del dedo, reducir el dolor y conservar la movilidad hasta cierto grado.
  • Corrección por artrodesis: en este caso, las articulaciones afectadas por la deformidad se fusionan. Esto acaba con el dolor, pero también elimina la movilidad de la articulación. Además, suele ser necesario poner un dispositivo de fijación que permita conservar la posición adecuada del dedo. Dichos dispositivos de fijación pueden ser clavos quirúrgicos como las agujas de Kirschner o un alambre K que se utilizan durante el proceso de regeneración del hueso. Una vez concluido, se retiran.
  • Corrección con artrodesis o artroplastia relacionada con modificaciones en la estructura tendinosa del dedo: esta opción puede requerir la modificación en las inserciones tendinosas y en la mayoría de los casos se lleva a cabo junto a la corrección del hallux valgus, mejor conocido como juanete.

Preoperatorio de dedos en martillo cirugía 

Tal y como ocurre con el neuroma de morton, antes de llevar a cabo la cirugía de dedos en martillo, es primordial que el médico especialista realice una evaluación completa del pie, junto a distintas pruebas diagnósticas. La radiografía es un requisito primordial, permite determinar las particularidades de la patología en cada caso y, con ello, elegir la técnica de cirugía adecuada.

También se realizan los estudios pre anestésicos y el médico puede recomendar la suspensión de ciertos medicamentos como los anticoagulantes.

Posoperatorio de dedos en martillo cirugía

El posoperatorio de este tipo de cirugía del pie implica la necesidad de reposo durante los días siguientes, manteniendo el pie en alto. También puede ser necesario utilizar una férula de inmovilización o vendaje corrector, aunque solo durante las primeras semanas.

Cabe indicar que pueden presentarse ciertas molestias, que pueden ser tratadas con analgésicos. También es usual que el paciente tenga una sensación de pérdida de fuerza, pero esta se recupera de manera progresiva. Es por ello que los ejercicios de rehabilitación y fisioterapia son necesarios. 

En cuanto al calzado, depende de la técnica utilizada durante la operación. Cuando se enfoca en las zonas o partes blandas de los dedos, es válido el calzado normal o habitual inmediatamente después de la operación.

En los casos de mayor complejidad, se deben utilizar zapatillas y plantillas rígidas durante las tres o seis semanas siguientes. Después, es posible regresar al calzado de costumbre, aunque no deben ser zapatos de tacones altos y puntas muy estrechas. De lo contrario, podrían seguir presentándose molestias.

Preguntas frecuentes 

¿La cirugía de dedos en martillo presenta riesgos?

Esta intervención quirúrgica puede generar algunas complicaciones como dolor en las zonas alrededor del área afectada, edema o hinchazón durante algún tiempo y dedo flotante, es decir, el dedo deja de tener tensión en los tendones.
También puede presentarse la pérdida de movilidad en las articulaciones que están cercanas y la atrofia de los músculos circundantes junto con una cicatriz poco estética. Igualmente, lesiones en los nervios y vasos sanguíneos, infecciones y la recidiva de otra deformidad.

¿Cuáles son los factores que aumentan el riesgo de desarrollar dedos en martillo?

Los dedos en martillo se pueden desarrollar, en mayor medida, cuando se utilizan zapatos incómodos que aprietan demasiado el pie y los de tacón alto. También cuando el segundo dedo del pie es más largo que el gordo y cuando la persona sufre enfermedades como la artritis y la diabetes. Junto a esto, pueden influir ciertos factores hereditarios y la edad. A medida que avanza el tiempo, es más sencillo que esta patología se presente, especialmente en las mujeres.

¿Cuánto tiempo después de la cirugía se puede practicar deporte?

Pasado un mes y medio o dos, dependiendo de las particularidades en cada caso, es posible retomar la práctica deportiva. Por supuesto, es el especialista es quien indica el momento adecuado según las particularidades del paciente.

¿Los dedos en martillo pueden volver a aparecer después de la cirugía?

Sí, los dedos en martillo pueden desarrollarse después de la cirugía, haciendo necesaria una segunda intervención quirúrgica que permita corregir la deformación. Por ello, es tan importante tomar las medidas que permitan prevenir o evitar este problema.
Por ejemplo, utilizar un calzado adecuado, que sea amplio y cómodo y al mismo tiempo, ofrezcan el soporte y la sujeción ideal al pie, a la vez evitar, en la medida de lo posible, el uso de calzado con puntas demasiado estrechas.
También hacer uso de prótesis de silicona que impiden el roce; mejor aún si tienen diseño personalizado. Igualmente, hacer ejercicios que optimicen la flexibilidad y que ayuden a la relajación de la planta del pie.


Pide tu cita

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?