Vientre plano sin necesidad de ir al gimnasio

Vientre plano sin necesidad de ir al gimnasio

Si estás cansado de hacer dietas, ejercicio y machacarte en el gimnasio para obtener un vientre plano en Clínica Egos… ¡Te damos una solución!

Para obtener el vientre plano que siempre has querido, recomendamos una abdominoplastia. Esta, es una técnica quirúrgica mediante la cual se elimina el exceso de piel y grasa abdominal para tonificar el tronco y cintura.

El objetivo que se persigue mediante este tipo de operaciones es dejar un abdomen plano y firme, tras una pérdida de cintura por embarazos, ganancia o pérdida significativa de peso o envejecimiento.

¿A qué personas recomendamos una abdominoplastia?

Esta intervención quirúrgica se recomienda a todas las personas que tienen una silueta más o menos plana, pero con cierta acumulación de grasa y piel abdominal que no logran eliminar mediante ejercicio.

Entre estas, podemos encontrar:

  • Mujeres que han tenido varios embarazos. La piel y músculos después de varios embarazos tienden a perder fuerza y a caer. Su resultado acostumbra a ser un abdomen flácido y no logran recuperar su tonicidad inicial.
  • Pacientes que se han sometido a operaciones para perder peso. Cuándo se pierde mucho peso de golpe, la piel del abdomen queda flácida y es difícil devolverla a su aspecto inicial.
  • Personas con exceso de grasa abdominal moderado y con poca elasticidad en la piel.

¿Sus ventajas?

Se debe tener en cuenta que para realizar la operación, el paciente debe estar en su peso ideal para obtener mejores resultados. Entre sus principales ventajas encontramos:

  • Se retira el exceso de piel y grasa del abdomen, reduciendo así la cintura.
  • Mejoras el contorno y aspecto corporal.
  • Dices adiós a las irritaciones que se originan con el roce de la piel.

Todo lo que tienes que saber sobre la intervención

Durante la intervención, el tipo de anestesia que se utiliza es general. En intervenciones como mini-abdominoplastia podrá utilizarse anestesia local más sedación, quedando así insensibilizada la zona abdominal.

La duración de la técnica quirúrgica puede variar dependiendo de la complejidad de la intervención, pero suele estar en torno a las 2 o 3 horas. Además, requieren ingreso hospitalario que puede variar entre las 24 y 48 horas.

En el post-operatorio, se recomienda que el paciente comience a caminar cuanto antes pero no realizar deporte hasta semanas posteriores. La vuelta a la normalidad puede estar en torno a las 3-4 semanas, dependiendo del estado físico previo de la persona. Es muy recomendable alrededor de este tiempo que el paciente inicie suavemente el ejercicio físico.

 

Si todavía te quedan dudas, no dudes en concertar una primera visita totalmente gratuita en Clínica Egos y te resolveremos todas las dudas que tengas. ¡Os esperamos!

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.